Torrijas de Semana Santa con miel

A las ricas torrijas de Semana Santa

Publicado por : LLuc Gil/ 437 0


“En cantares nuevos / gocen sus orejas, / miel e muchos huevos / para hacer torrejas, / aunque sin dolor / parió al redentor”

Juan de la Encina

Las torrijas son uno de los platos con más tradición de la Semana Santa y esta tradición parece ser que viene de antiguo. De hecho, se dice que las torrijas fue un invento de los romanos, unos tíos listos que lo mismo te hacían torrijas que un acueducto. El caso es que un tal Marcus Gavius Apicius (s. I a.C.), que debió ser el Ferrán Adriá de aquélla época, ya incluyó en un recetario, un plato denominado pultes tractogalate (gachas guisadas con harina y leche), que puede considerarse el antepasado de las torrijas.

Desde entonces y durante siglos, las torrijas han ido evolucionando pero, como muchos otros platos ahora considerados delicatessen, siempre fueron un alimento de gente humilde, que se usaba durante la Cuaresma para evitar comer carne.

Hoy día podemos encontrarlas de todas las formas y sabores: con miel, con azúcar, rellenas de crema, cubiertas con chocolate, de tiramisú y ¡hasta saladas!, pero para mi gusto, las mejores (y más saludables) son las torrijas caseras. Esas que hacían nuestras madres como antiguamente, con las sobras del pan y que insistían en que nos las lleváramos en un tupper aunque les dijéramos que estábamos a dieta 😅.

Plato de torrijas caseras para Semana Santa

Receta de Torrijas del blog La flor de la canela

Como mi madre ya está mayor para hacer torrijas, las he sustituído por las de mi amiga Laly, del blog La flor de la canela. Las torrijas de Laly a mí particularmente me gustan mucho porque son las tradicionales, las de toda la vida. Además tienen el punto justo de dulzor y no me resultan empalagosas.

Aquí os dejo cómo hacer torrijas con su receta, por si os animáis a hacerlas en estos días:

INGREDIENTES
– Pan del día anterior (en esta ocasión he utilizado el pan especial para torrijas del supermercado Mercadona, y me ha parecido fabuloso, quedan buenísimas y con un aspecto inmejorable)
– Huevos (para dos paquetes de pan de torrijas de Mercadona necesité cuatro huevos)
– 1 litro de leche
– Canela en rama y molida
– 4 cucharadas soperas de azúcar para la leche y otras cuatro para rebozar
– La corteza de un limón
– Aceite de girasol o de oliva suave

Torrijas de Semana Santa en bandeja blanca

PREPARACIÓN
Calentamos la leche junto con la canela, el azúcar y la corteza de limón. Cuando empiece a hervir, retiramos del fuego y dejamos que se enfríe.
Batimos los huevos.
Ponemos el aceite a calentar a fuego más bien fuerte, pero no al máximo para que no se arrebate y dentro de la sartén dejamos la cáscara de un huevo. Dicen que así se quema menos el aceite y yo lo hago, aún desconociendo los fundamentos metafísicos del consejo, el caso es que funciona. Cuando vayamos a freir las torrijas, retiraremos la cáscara.

Mojamos las rebanadas de pan en el preparado de leche, que esponjen bien y las pongo a escurrir sobre un colador que he preparado encima de un bol, para recoger la leche que sobre. Éste es otro truquito para que no se queme muy pronto el aceite y quede más bonita la torrija.

Una vez que han escurrido la leche sobrante, pasamos por el huevo batido y pasamos a freirlas. Dejamos un ratito por ambos lados y pasamos a una bandeja que habremos cubierto con papel absorbente.

Preparamos un plato con azúcar y canela y conforme vamos friendo vamos rebozando en la mezcla (bueno, podemos esperar un poquito para no quemarnos los dedos) y dejamos en la bandeja.

Torrijas de Semana Santa

Si queremos pasar un rato agradable y divertido con nuestros hijos, podemos ponerlos a que nos echen una mano mojando las torrijas en leche o rebozándolas con azúcar, mientras nosotros hacemos el trabajo más peligroso de freírlas, sobre todo si son pequeños. Es una buena forma de disfrutar de ellos, mientras cocinamos en familia y también de que vayan aprendiendo a cocinar y ayudar en casa.

Niño haciendo torrijas en Semana Santa

Las torrijas y el cine

Otra forma de pasar ratos agradables con nuestros hijos durante la Semana Santa, es degustando las torrijas que hemos hecho, mientras vemos una peli de romanos. Esto era muy típico cuando los nacidos en la época del “baby boom” éramos pequeños. Películas como Quo vadis (1951), Los diez mandamientos (1956), Espartaco (1960) o Ben Hur (1959), siempre se reponían en Semana Santa y después de unos años de sequía, ahora se está volviendo a hacer. Aprovechad mientras se dejen porque cuando crecen les cuesta ver películas antiguas.

Foto de la película Ben-hur para ver en Semana Santa
La película Ben Hur es una de mis peliculas favoritas para ver en Semana Santa

Parece ser también que en otros lugares del mundo, hay variantes de las torrijas españolas, como las «tostadas francesas». En la película Kramer contra Kramer (1979), además de llorar a moco tendido, podemos observar a Dustin Hoffman haciéndole este rico desayuno a su hijo en la ficción. También en el capitulo 3 de la tercera temporada de la famosa y divertidísima serie The big bang theory, The Gorowith deviation, Penny está haciendo tostadas francesas a Sheldon, aunque éstas finalmente acaban e la basura porque “era el día de la avena” 🤣.

Foto de Big bang theory en la que Penny hace torrijas
Penny le muestra a Sheldon las «tostadas francesas» que le ha hecho

Finalmente en la preciosa película Como agua para chocolate (1992) basada en la novela del mismo nombre de Laura Esquivel, también mencionan las torrijas, como no podía ser de otra manera, en una película en la que la cocina y la recetas están tan presentes.

Sea como sea, ya sean caseras o compradas y siempre con moderación, no dejéis de disfrutar de unas deliciosas torrijas, en buena compañía, esta Semana Santa y si es viendo una buena peli, pues mejor que mejor. Y hablando de cine y como dice el maestro Yoda…

Ya huele a torrijas según Yoda

Educa a tu bebé a comer sano con Smileat

Publicado por : LLuc Gil/ 265

«El hombre es lo que come», Lucrecio

Una de las mayores preocupaciones de los padres, es proporcionar a sus hijos una alimentación sana y de calidad. En la actualidad, cada vez son más las familias que apuestan por introducir alimentos ecológicos en su dieta diaria y muy especialmente en la de los más pequeños, por los beneficios que éstos aportan a su salud y a su desarrollo tanto físico como intelectual. Sin embargo ahora es fácil comer sano con Smileat.

Pero… ¿qué son los alimentos ecológicos?

Los productos ecológicos, biológicos u orgánicos son aquéllos que se producen de forma natural, respetando el medioambiente y siguiendo unos requisitos básicos en cuanto a producción, etiquetado y control de los productos procedentes de la ganadería, acuicultura y de la agricultura ecológica.

Los productos ecológicos se producen sin emplear productos químicos

En la agricultura ecológica, no se emplean productos químicos como fertilizantes o plaguicidas, ni otros productos fitosanitarios, favoreciendo el uso adecuado de la tierra y promoviendo la mejora de las especies autóctonas. En cuanto a la ganadería ecológica, se favorece el bienestar animal aumentando los espacios libres, eliminando las mutilaciones y las prácticas de rápido crecimiento de especies (hormonas). También se obliga a alimentar a los animales con piensos de origen ecológico, sin organismos genéticamente modificados (OGMs) y al uso de medidas preventivas de cuidado de su salud, para limitar el uso de antibióticos y medicamentos.

Beneficios de los alimentos ecológicos

Los productos ecológicos respetan el entorno, mejoran la vida de los animales y aportan al consumidor mayor cantidad de nutrientes puesto que se mantienen los ciclos naturales de crecimiento tanto en la agricultura como en la ganadería.

Son más saludables porque no contienen añadidos y están libres de químicos y transgénicos, que no sabemos a ciencia cierta qué efectos pueden tener tanto en el ecosistema como en la salud a largo plazo. Algunos productos de marcas que podemos encontrar en los supermercados no siempre han sido elaborados con las mejores prácticas para nuestra salud y el medio ambiente y pese a que están etiquetadas como 100% natural o artesanal, contienen gran cantidad de productos perjudiciales como azúcares, sales, espesantes, zumos de concentrados, etc. Y tú, ¿te fijas en las etiquetas?

Las etiquetas deben indicar si un producto es 100% ecológico o si contiene aditivos

Asimismo, en estos últimos años, la aparición de enfermedades, como por ejemplo muchas alergias e intolerancias, se asocia, entre otras cosas, al factor de la alimentación y algunas de estas dolencias se mejoran e incluso se superan, consumiendo habitualmente productos ecológicos.

collage productos ecológicos smileat-familysol

Smileat: la mejor alimentación ecológica para tus peques

Smileat es una marca de productos 100% ecológicos para bebés y niños producidos en España. Su equipo está formado por un grupo de profesionales de distintas disciplinas, pero con una preocupación común: la de proporcionar a sus clientes productos, saludables y de calidad para que puedan dárselos a sus hijos con la mayor confianza.

Los productos, todos ellos ecológicos, de los que disponen son:

Tarritos de 230 gramos de diferentes sabores 
Papillas 
Meriendas y snacks 
Packs 

equipo productos ecológicos smileat-familysol

Smileat es una marca de productos 100% ecológicos para bebés y niños

Smileat ha llegado para revolucionar el mundo de la alimentación infantil, proporcionando los productos y las herramientas para que invirtamos en el futuro de nuestros hijos, empezando por los productos que consumen desde pequeños, ofreciendo lo más sano y natural.

¿Os apuntáis a lo ecológico?