tía pank con sobrino de la mano

Como ser una PANK y no morir en el intento

Publicado por : LLuc Gil/ 646

“No podría haber supuesto que una sobrina hubiera sido tan importante para mí. Ella ocupa bastante de mi propio corazón, Jane Austen.

Si yo hubiera nacido ahora sería una PANK. No, no penséis que me refiero a aquéllos que llevaban cresta y seguían a grupos como Sex Pistols o The Ramones, entre otros. Aunque se pronuncian parecido en Inglés, las PANK, son algo completamente distinto. Ser PANK está relacionado con las relaciones familiares, concretamente con la relación con los sobrinos y sobrinas (en adelante «los sobrinos», en general). El colectivo PANK (Professional Aunt, No Kids), según un informe de tendencias turísticas presentado por la empresa de estudios de mercado Euromonitor International durante la World Travel Market de Londres, está formado por mujeres mayores de 18 años con trabajo y sin hijos que disfrutan en compañía de sus sobrinos o ahijados y que, en muchas ocasiones, realizan actividades o viajan con ellos.

Las PANK disfrutan mucho en compañía de sus sobrinos

A estas cool aunts o “tías guays” que, o bien aún no se han planteado ser madres o simplemente no quieren serlo, les encanta pasarlo bien con “sus sobris” y se les “cae la baba”, creándose un vínculo afectivo muy fuerte entre ellos.

tía pank con sobrina haciendo pompas
Mi sobrina María con su sobri

Ventajas de ser PANK o simplemente “tita o tito”

Y es que, a los que siempre nos han gustado los niños en general ¿cómo no nos van a gustar nuestros sobrinos?. Experimentar una enorme ternura al cogerlos en brazos por primera vez; morirte de risa con sus ocurrencias o jugando con ellos “a brazo partido” tirados por el suelo; echarle una mano a tus hermanos y hacer de canguro aunque te arriesgues a que te peguen la varicela, los piojos, o cualquier otra cosa que hayan pillado en el cole; verlos crecer sintiéndote contento como un padre o madre cuando las cosas les van bien y triste cuando les van mal o les pasa algo; soportar con entereza los cambios de humor de la adolescencia o sentir un gran orgullo cuando compruebas que se han convertido en hombres y/o mujeres “de provecho”, como se decía antes. Todas ellas son experiencias que merece la pena vivir de cerca el tiempo que puedas porque te enriquecen y te hacen crecer y madurar como persona. El tiempo, como con los hijos, pasa muy deprisa y cuando te quieres dar cuenta ya tienen sus propias vidas y tienen que vivirlas mirando cara a cara a todo ese futuro que tienen por delante.

PANKS y sobrinos, collage sobrinos2
Con mis sobrinos pasándolo en grande 🙂

Además ser «tito o tita», tiene muchas ventajas. Puedes aprender lo que supone el cuidado de un niño, pero sin las dificultades diarias de la crianza. También puedes mimarlos y regalarles cosas sin la presión de educarlos, aunque respetando siempre las normas impuestas por sus padres. A mí, por ejemplo, me encantaba traerles regalos de mis viajes y llevarlos a hacer todo tipo de actividades. Asimismo es una buena manera de volver a la infancia, y poder “hacer un poco el tonto” sin que te miren raro, perdiendo todo el sentido del ridículo.

pank-sobrinos-tia-con-sobrino-Familysol
Mi sobrino Jorge y yo en la Feria de Córdoba

 

También, podemos practicar cualidades tan importantes como la paciencia y la empatía, escuchando problemas que, a ciertas edades, se antojan terribles. Dicen que sólo las tías pueden abrazar como una madre, mimar como una abuela, guardar secretos como una hermana y aconsejar como una amiga. Al fin y al cabo, grande o pequeña, con o sin problemas, cuando todo lo demás falla, debería quedar lo más importante, que es la familia.

A veces, estos sobrinos,  no tienen por qué ser carnales o de nuestra propia sangre. Sobrinos segundos e incluso hijos de buenos amigos con los que hayas tenido mucha relación,  pueden ser quienes os inspiren ese amor incondicional. Por eso se dice eso de que ‘el roce hace el cariño’.

 

Sólo las tías pueden abrazar como una madre,, mimar como una abuela, guardar secretos como una hermana y aconsejar como una amiga

Supongo que habrá gente que no piense igual, pero para mí ha sido una gran alegría haber podido disfrutar de mis sobrinos y continuar ejerciendo de «tita», con los que todavía se dejan.

Dibujos de mi sobrina Macarena y de mi ahijada Emma

 

Nuestros sobrinos son como un simulador de la vida que nos espera, si nos decidimos a lanzarnos a la aventura de convertirnos en padres, un entrenamiento excelente, si al finalmente nos decidimos por esa opción. En caso contrario siempre os quedará ser eternamente PANK o (esta vez sí) PUNK (Profesional Uncle no Kids).  Y a mucha honra.