Etiqueta: Familia

pensiones alimentos mediación padres

La pensión de alimentos: litigios y mediación

Publicado por: LLuc Gil/ 85

“No podemos resolver problemas usando el mismo tipo de pensamiento que usamos cuando los creamos”, Albert Einstein.

La pensión alimenticia de los hijos es uno de los elementos más importantes a negociar por ambas partes en los casos de separación divorcio de un matrimonio o pareja con hijos en común.

Según el Despacho de Abogados Asiain Asesores, por alimentos se entiende la obligación que por Ley (Código Civil) tienen los padres de atender los costes derivados de las necesidades básicas de alimentación, vestido, cobijo (habitación o techo), salud, así como los derivados de la educación y otras necesidades especificas de sus hijos menores de edad o de los que, aunque hayan alcanzado los 18 años, no tengan independencia económica.

Los alimentos tienen que ser atendidos por lo progenitores en proporción a sus respectivos ingresos.

Alimentos y litigios

Según las estadísticas publicadas por el Consejo General del Poder Judicial recogidas del I.N.E el total de litigios relativos a separaciones, divorcios y nulidades matrimoniales alcanzó, en el año 2017 -último año del que aparecen datos- a un total de 102.341.

De ellos, 18.295 se corresponden con los tramitados en Andalucía. En el 57,0% de los casos de divorcio y separación (cónyuges de diferente sexo) se asignó una pensión alimenticia (57,6% en el año anterior). En el 71,0% el pago de la pensión alimenticia correspondió al padre (72,7% en 2016), en el 4,5% a la madre (4,8% en el año anterior) y en el 24,5% a ambos cónyuges (22,5% en 2016).

En todos estos casos la controversia es resuelta por un Juez o Tribunal con arreglo a lo dispuesto en la Ley y en la jurisprudencia, pues en la Ley no regula una edad concreta o momento exacto en el que la obligación de los padres respecto a los alimentos para con sus hijos finaliza y ha de estarse al caso concreto.

La mediación, una solución alternativa para los conflictos sobre alimentos

La mediación es un procedimiento distinto mediante el que sus protagonistas resuelven por sí mismos la controversia de la mano de un profesional en la solución de los conflictos familiares, el mediador.

Si bien es cierto que nuestro Código Civil de 1889 regula las cuestiones del llamado derecho de familia, no lo es menos que nuestra realidad ha cambiado mucho desde entonces.También ha de pensarse que en aquel Código del siglo XIX el derecho de familia no incluía ni la separación, ni el divorcio, que fueron introducidos unos cien años después. En nuestro anciano Código Civil los alimentos fueron pensados para un matrimonio indisoluble en el que la madre, generalmente, se dedicaba exclusivamente al cuidado del hogar y sin independencia económica alguna de su marido.

Por su parte, la mediación nace en la Unión Europea en 2008 teniendo muy en cuenta la realidad familiar de nuestro siglo XXI y la necesidad de pacificar las controversias, sobre todo las de ámbito familiar en las que habiendo hijos los padres necesariamente tendrán que mantenerse en contacto para atender conjuntamente las necesidades de toda índole de los mismos.

En los procesos de mediación en donde las partes alcanzan un acuerdo, no existen vencedores ni vencidos, condenados o absueltos, ganadores o perdedores, sino que los padres deciden, voluntaria, privada, íntima y definitivamente lo mejor para sus hijos sin que se vean afectados del desencuentro que les ha conducido a separarse o divorciarse y evitando el desgaste personal y económico de las interminables contiendas judiciales.

Son las especiales circunstancias de cada caso las que aconsejan optar por la forma de tramitar su solución y nada mejor que recibir consejo profesional desde el primer momento.

En el despacho de abogados Asiaín Asesores están a vuestra disposición para solucionar cualquier duda que tengáis al respecto y estarán encantados de estudiar vuestro caso particular.

Fuente: Cristina L. Juan Vida, Gerente de Asiaín Asesores

tía pank con sobrino de la mano

Como ser una PANK y no morir en el intento

Publicado por: LLuc Gil/ 247

“No podría haber supuesto que una sobrina hubiera sido tan importante para mí. Ella ocupa bastante de mi propio corazón, Jane Austen.

Si yo hubiera nacido ahora sería una PANK. No, no penséis que me refiero a aquéllos que llevaban cresta y seguían a grupos como Sex Pistols o The Ramones, entre otros. Aunque se pronuncian parecido en Inglés, las PANK, son algo completamente distinto. Ser PANK está relacionado con las relaciones familiares, concretamente con la relación con los sobrinos y sobrinas (en adelante “los sobrinos”, en general). El colectivo PANK (Professional Aunt, No Kids), según un informe de tendencias turísticas presentado por la empresa de estudios de mercado Euromonitor International durante la World Travel Market de Londres, está formado por mujeres mayores de 18 años con trabajo y sin hijos que disfrutan en compañía de sus sobrinos o ahijados y que, en muchas ocasiones, realizan actividades o viajan con ellos.

Las PANK disfrutan mucho en compañía de sus sobrinos

A estas cool aunts o “tías guays” que, o bien aún no se han planteado ser madres o simplemente no quieren serlo, les encanta pasarlo bien con “sus sobris” y se les “cae la baba”, creándose un vínculo afectivo muy fuerte entre ellos.

tía pank con sobrina haciendo pompas
Mi sobrina María con su sobri

Ventajas de ser PANK o simplemente “tita o tito”

Y es que, a los que siempre nos han gustado los niños en general ¿cómo no nos van a gustar nuestros sobrinos?. Experimentar una enorme ternura al cogerlos en brazos por primera vez; morirte de risa con sus ocurrencias o jugando con ellos “a brazo partido” tirados por el suelo; echarle una mano a tus hermanos y hacer de canguro aunque te arriesgues a que te peguen la varicela, los piojos, o cualquier otra cosa que hayan pillado en el cole; verlos crecer sintiéndote contento como un padre o madre cuando las cosas les van bien y triste cuando les van mal o les pasa algo; soportar con entereza los cambios de humor de la adolescencia o sentir un gran orgullo cuando compruebas que se han convertido en hombres y/o mujeres “de provecho”, como se decía antes. Todas ellas son experiencias que merece la pena vivir de cerca el tiempo que puedas porque te enriquecen y te hacen crecer y madurar como persona. El tiempo, como con los hijos, pasa muy deprisa y cuando te quieres dar cuenta ya tienen sus propias vidas y tienen que vivirlas mirando cara a cara a todo ese futuro que tienen por delante.

PANKS y sobrinos, collage sobrinos2
Con mis sobrinos pasándolo en grande 🙂

Además ser “tito o tita”, tiene muchas ventajas. Puedes aprender lo que supone el cuidado de un niño, pero sin las dificultades diarias de la crianza. También puedes mimarlos y regalarles cosas sin la presión de educarlos, aunque respetando siempre las normas impuestas por sus padres. A mí, por ejemplo, me encantaba traerles regalos de mis viajes y llevarlos a hacer todo tipo de actividades. Asimismo es una buena manera de volver a la infancia, y poder “hacer un poco el tonto” sin que te miren raro, perdiendo todo el sentido del ridículo.

pank-sobrinos-tia-con-sobrino-Familysol
Mi sobrino Jorge y yo en la Feria de Córdoba

 

También, podemos practicar cualidades tan importantes como la paciencia y la empatía, escuchando problemas que, a ciertas edades, se antojan terribles. Dicen que sólo las tías pueden abrazar como una madre, mimar como una abuela, guardar secretos como una hermana y aconsejar como una amiga. Al fin y al cabo, grande o pequeña, con o sin problemas, cuando todo lo demás falla, debería quedar lo más importante, que es la familia.

A veces, estos sobrinos,  no tienen por qué ser carnales o de nuestra propia sangre. Sobrinos segundos e incluso hijos de buenos amigos con los que hayas tenido mucha relación,  pueden ser quienes os inspiren ese amor incondicional. Por eso se dice eso de que ‘el roce hace el cariño’.

 

Sólo las tías pueden abrazar como una madre,, mimar como una abuela, guardar secretos como una hermana y aconsejar como una amiga

Supongo que habrá gente que no piense igual, pero para mí ha sido una gran alegría haber podido disfrutar de mis sobrinos y continuar ejerciendo de “tita”, con los que todavía se dejan.

Dibujos de mi sobrina Macarena y de mi ahijada Emma

 

Nuestros sobrinos son como un simulador de la vida que nos espera, si nos decidimos a lanzarnos a la aventura de convertirnos en padres, un entrenamiento excelente, si al finalmente nos decidimos por esa opción. En caso contrario siempre os quedará ser eternamente PANK o (esta vez sí) PUNK (Profesional Uncle no Kids).  Y a mucha honra.

Dia del padre-papa con niños

¿Por qué se celebra el Día del Padre el 19 de marzo?

Publicado por: LLuc Gil/ 679 0

El Día del padre es un evento que se celebra en muchos países del mundo aunque no en las mismas fechas. Tiene su origen en Estados Unidos, cuando a principios del siglo XX, una hija agradecida llamada Sonora Smart Dodd, quiso hacerle un homenaje a su padre por su entrega y sacrificio durante la guerra civil estadounidense. Así el 19 de junio de 1910 se celebraba el primer día del padre en dicho país y posteriormente se fijaría en el tercer domingo de junio, coincidiendo con países como Japón, Venezuela, Panamá, Perú, Filipinas, Turquía o Francia.

El Día del Padre tiene su origen en Estados Unidos y en España se celebra el 19 de marzo desde la década de los 50

En España y en otros países como Portugal, Italia, Honduras. Guinea Ecuatorial, Liechtenstein, Andorra, Macao o Bolivia, en los que como el resto, tenemos tendencia a seguir los dictados de las modas americanas en cuanto ese tipo de celebraciones se refiere, la fecha elegida fue el 19 de marzo y desde la década de los 50 se festeja en dicha fecha, considerándose incluso como un día festivo durante muchos años. Pero ¿por qué ese día? Pues parece ser que por continuar con la tradición católica europea de celebrarlo el día de San José, por ser el padre de Jesús.

El caso, es que últimamente, le están saliendo muchos detractores al Día del Padre. Desde algunos sectores de la enseñanza pública, abogan por eliminar el tradicional regalo que hacen los niños en el colegio a sus progenitores, aludiendo a los cambios de modelos en las familias, en los que muchas veces hay “dos padres” o simplemente no existe tal figura.

 

 

Sin embargo, no todos están de acuerdo. Otros centros y asociaciones de padres y madres consideran que es una tradición que debe respetarse, porque es beneficioso para lxs niñxs que se sienten orgullosos de poderle hacer a su papá un regalo propio lo que eleva su autoestima y fortalece los lazos afectivos entre padres e hijxs.

Algunos centros educativos abogan por eliminar el tradicional regalo del Día del Padre, mientras que otros lo defienden

Desde otros sectores se muestran también a favor de que se sigan haciendo esos regalos, si se quiere, pero sin que lleven aparejado roles sexistas como por ejemplo, regalar artículos relacionados con la tecnología para los papás y artículos relacionados con el hogar para las mamás.

Por último, están los detractores del consumismo, que consideran que es un día para que los comercios, grandes almacenes e hipermercados vendan más.

 

 

Desde el punto de vista de Familysol, el Día del Padre, sea como se quiera celebrar, debe servir para que lxs hijxs tengan una muestra de cariño con aquélla persona, sea cual fuere, que está presente en sus vidas día a día, que daría la vida por ellos si fuera necesario, que les cuida y mima, que les regaña cuando no hacen las cosas bien, que les felicita cuando hacen lo que deben, que les anima cuando están decaídos y les consuela cuando están tristes. Un dibujo, una poesía, un detalle o simplemente un abrazo y un “te quiero mucho”, bastarán para hacerle feliz para todo el día. El regalo es lo de menos.

¿Y vosotros qué opináis? ¿Se debe seguir celebrando el Día del Padre?

¡Bienvenidos a Familysol!

Publicado por: LLuc Gil/ 458 0

“La mejor y más libre inversión que puedes hacer es pasar tiempo con tus hijos”, Beta Marashi

Bienvenidos a Familysol nuestra casa y también la vuestra, un lugar para niñxs curiosos y madres y padres aventureros, a los que, como a nosotros, les gusta divertirse y disfrutar del tiempo de ocio con sus hijxs. Un lugar también para empresas y destinos turísticos sensibilizados con la importancia de las familias, su valor como usuarios y prescriptores de servicios turísticos con un alto valor añadido.

En Familysol pensamos que el tiempo de ocio en familia ayuda a crear vínculos  y recuerdos duraderos que repercuten positivamente en el desarrollo físico, emocional  y moral de lxs niñxs. Pasar tiempo con nuestros hijxs, especialmente si son momentos divertidos, contribuye a fortalecer nuestra relación y el ascendiente que tenemos sobre elxs para, con el ejemplo, poder inculcarles valores positivos que les conviertan en mejores ciudadanos y contribuir así a crear una sociedad más honesta, más justa y más solidaria.

Disfrutar realizando actividades con nuestrxs hijxs nos permite volver a ver el mundo de nuevo con los ojos inocentes de los niñxs y vivir experiencias únicas que se quedarán grabadas para siempre en nuestros corazones…¿Y qué lugar mejor que Andalucía? Una tierra plagada de lugares y rincones mágicos y muchas veces desconocidos , donde todo es posible: subir montañas, cruzar ríos, nadar con delfines, ver ballenas, deslizarte por la nieve, visitar divertidos museos y descubrir monumentos con historias extraordinarias, observar el universo, caminar por las calles del viejo oeste, dormir en sitios asombrosos o navegar con las velas al viento como un pirata… En definitiva, un lugar donde planear vuestra próxima aventura.

Todo esto pensando siempre en lxs niñxs y en vosotros, sus papás y mamás, huéspedes de honor en nuestra casa, donde ofreceremos lo mejor de nosotros para que tengáis información útil y de calidad y el mejor consejo de la mano de expertos viajeros y amantes de las aventuras que además, también, como vosotros, somos padres y madres, para que vuestra familia sólo tenga que preocuparse de disfrutar.

¿Por qué Familysol?

El nombre de Familysol surgió de la combinación de dos palabras que definían perfectamente tres ideas que queríamos trasladar sobre nuestra empresa. En primer lugar la palabra “family”, que nos sitúa como un producto o servicio destinado a las familias, en segundo lugar la palabra “sol”, asociada a buen tiempo, a periodos de ocio, vacaciones y también a Andalucía y, por último, un juego de palabras, aprovechando que Familysol fonéticamente suena como family is all que significa “la familia lo es todo” en inglés y que pretende incidir en la importancia que tiene la familia como vehículo de transmisión de valores a través del estrechamiento de los vínculos entre padres e hijxs que realizan actividades, disfrutan del ocio o viven diferentes experiencias juntos, dejando recuerdos difíciles de olvidar.

¿Y antes de Familysol?

 Después de estudiar y trabajar durante más de 20 años en empresas nacionales y multinacionales de reconocido prestigio como la ONCE, el Centro de Biología Molecular, Aldeasa y PlayStation en Madrid, me traslado a vivir a Málaga, tierra de mi familia paterna y en la que he pasado todos los veranos, donde atraída por mi pasión por los viajes y ya con idea de emprender algún tipo de negocio, realizo un curso-master de Técnico en Información Turística en el Instituto Malagueño de Formación y Empleo (IMFE). Este curso me permitió conocer Málaga y sus alrededores en profundidad así como sus enormes posibilidades de desarrollo como destino turístico.

Las circunstancias hicieron que no fuera hasta el año 2013, después de trabajar en otras empresas ya en Málaga, cuando comenzara mi andadura como colaboradora en una revista digital dirigida al público infantil y familiar, publicando contenidos relacionados con Andalucía y habiendo escrito más de 1000 artículos.

 Tras estos cinco últimos años de trabajo y aprendizaje y con un largo historial a mis espaldas como trotamundos y amante de los viajes, con más 30 países visitados y más de 200.000 kilómetros recorridos, descubrí que los conocimientos adquiridos podían servirme para realizar mi sueño de emprender un proyecto empresarial haciendo algo que me apasiona.

Templo de los Nabateos en Petra (Jordania)

 

Por este motivo Familysol es ya una realidad, un proyecto destinado a toda clase de familias que piensan que disfrutar de momentos de ocio con tus hijos es importante para su desarrollo físico y emocional, proporcionándoles vínculos, valores y herramientas sólidas e importantes para su futuro y que el mejor sitio para hacerlo es Andalucía. Un proyecto orientado a ayudar a las empresas y destinos turísticos andaluces, sobre todo más desconocidos para el público general, a darse a conocer y a aprovechar todo su potencial y sus propuestas de valor añadido. Un proyecto que pretende proporcionar información veraz, útil y de calidad a sus clientes, evitando los errores cometidos por el excesivo “ruido” que se genera la red con informaciones a veces insuficientes y otras del todo deficientes. Un proyecto que lo que pretende, en definitiva, es hacer más felices a las personas y que el tiempo de ocio con sus hijos en nuestra Comunidad Autónoma resulte una experiencia imborrable en su memoria y en sus corazones y que recuerden Andalucía como el mejor lugar donde pasar sus vacaciones.

¿Os apuntáis?

 

 

Ellos nunca lo harían… ¿O sí?

Publicado por: LLuc Gil/ 837 0

Al contrario que le pasa a algunas mujeres, a las que el instinto maternal se les despierta más tarde o que se plantean la maternidad cuando ven que el tiempo para poder tener hijos se les agota, yo siempre, desde pequeña, tuve claro que quería ser madre. Solía bromear con los sectores más conservadores de mi extensa familia confesando que “soltera, casada, viuda o monja, quería tener un hijo”. Pese a esa vehemencia propia de la juventud, mi buen juicio me decía que lo prudente era esperar a que las circunstancias en mi vida fuesen las apropiadas para poder garantizarle (o al menos intentarlo) un futuro relativamente confortable y seguro. Así que practicamos lo que entonces, algunos expertos, calificaban como “paternidad responsable” y mi primer hijo, Pablo, vino al mundo si bien no necesariamente “entre algodones”, sí a un hogar estable y deseoso de recibirlo.

Y aunque para entonces, yo ya había entrado de sobra en la treintena, la mayoría de nuestros amigos eran algo más jóvenes y sin planes, por el momento, para tener familia, con lo cual, en más de una ocasión, cuando no era posible “colocar” al crio con algún familiar, nos lo llevábamos de vacaciones con los amigos, sin que los pobres pudieran hacer nada por impedirlo.
Recuerdo especialmente una escapada a San Vicente de la Barquera, en Cantabria. Unos amigos, nos invitaron a su casa y allá que nos fuimos con el coche lleno hasta los topes de los miles de artilugios que los padres primerizos pensábamos que eran imprescindibles para un bebé de año y medio, ante el asombro de las otras dos parejas, que viajaban ligeros de equipaje sólo con sus maletas, pensando lo que se les vendría encima en un futuro no tan lejano.

Al final, la experiencia resultó bastante positiva y Pablo, acostumbrado a sus rutinas, nos dejaba comer tranquilos durmiendo la siesta plácidamente en su carrito. Por las noches, después de su biberón, se quedaba dormido mientras paseábamos hacia algún restaurante bien calentito enfundado en su sobre pijama, pues fue en el puente de Noviembre y aunque hacía muy buen tiempo, ya empezaba a refrescar por la noche. Algunas veces, recuerdo que poníamos música de U2 y de Estopa, que eran algunos de los grupos que nos gustaban en aquélla época y Pablo, que después se tornaría menos bailongo, obsequiaba a su audiencia con unos cuantos pasos de baile, eso sí agarrado a la mesa, para no perder su precario equilibrio o correteaba por ahí persiguiendo palomas, mientras nosotros tratábamos de no perder detalle de lo que nos rodeaba pero con el radar activado y el objetivo siempre a la vista.

Desde entonces, procurábamos llevarlo con nosotros siempre que nos íbamos, a no ser que fuera una fecha especial, como un aniversario, o alguna boda anti-niños (que las hay, incluso especificado en la invitación), etc. Con el nacimiento de nuestra segunda hija, Claudia, aún se hizo más complicado poder dejar a los peques a terceras personas (no es lo mismo dejar a uno que a dos), pero para entonces, ya le habíamos cogido el gustillo a planear viajes y escapadas donde los niños pudieran venir con nosotros y disfrutar todos juntos, en familia.

Porque a los niños con quien les gusta estar realmente es con sus padres, ¿o no os acordáis de aquel formidable anuncio de IKEA?, pero el trabajo y la obligaciones diarias nos impiden, en muchas ocasiones, dedicarles a nuestros hijos el tiempo que nos gustaría. Por eso, las vacaciones y el tiempo de ocio son un buen momento para compensarles por muchas ausencias forzosas, aprovechando para alejarnos por unos días de las preocupaciones, de tanta tecnología, volver al diálogo, a escucharles, a jugar y reír con ellos, a hacer actividades juntos, a dar largos paseos para observar y explicarles el mundo que nos rodea, sin prisas, saboreando esos momentos que son únicos y que se esfuman mucho más rápido de lo que pensamos.

Una amiga me contó una vez que conoció a una pareja en Tarifa (uno de los lugares con más encanto de Andalucía) que pasaba todas sus vacaciones viajando por el mundo mientras sus hijos se quedaban en Madrid con sus cuidadores. Me dieron mucha pena esos niños y aunque quizás yo estaba equivocada y estaban tan felices (con esos padres quizás lo pasaban mejor con la baby-sitter), no podía dejar de pensar en aquel anuncio sobre el abandono de mascotas y aunque las comparaciones son odiosas, me venía a la mente algo así:

 

En realidad, eso no podemos asegurarlo. Lo normal, es que a medida que se vayan haciendo mayores,  prefieran viajar y vivir nuevas experiencias con sus amigos y/o parejas pero como vulgarmente se dice “eres lo que mamas” y de adultos, lo más probable es que hagan lo que han visto hacer a sus progenitores.

Por eso conozco a algunas familias que cada año realizan un viaje todos juntos, padres, hermanos, abuelos  e incluso tíos y primos. Esas experiencias, aunque muchas veces no estén exentas de complicaciones, son muy enriquecedoras para todos los participantes de lo que no deja de ser toda una aventura, aunque no nos vayamos muy  lejos…

Y vosotros ¿qué pensáis?